Páginas

30 noviembre, 2011

¿Un mar de conocimiento, un centímetro de profundidad?

¿Han escuchado la vulgar frase "Un mar de conocimiento; un centímetro de profundidad"? Yo la he escuchado muchas veces. Tengo mis reparos frente a tal enunciado. Una persona que realmente tiene un mar de conocimiento, es decir, sabe más de lo "normal" en todas las materias (no hablo de ninguna carrera específica), creo que tiene una capacidad para razonar mucho más profunda, tal vez no en esas materias propiamente tales, sino en hacer conexiones entre ellas. A esto yo lo llamaría una profundidad no convencional. 

Se tiende a creer que la profundidad es saber los íntimos detalles sobre un solo tema. Esto es lo que se entiende como especialización, pero los especialistas no pueden pensar como aquellos que navegan en su memoria como en un mar de conocimiento. No pueden enlazar neuronalmente temas tan alejados como la filosofía y la matemática. La historia y la física. La música y el lenguaje. Creo que la verdadera profundidad no es saber cada vez de menos y menos sino que consiste en generar conocimiento. Esto solo se puede hacer en un mar u océano, no en un estanque de agua muy profundo. 

El siglo XX fue el siglo de la especialización. Este siglo —el XXI— será el siglo de la conexión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario